Quienes somos

44 años de excelencia académica. ¡Hacia la Acreditación Institucional!

La Universidad del Sinú Elías Bechara Zainúm es una institución de educación superior, fundada en 1974, de carácter privado, de utilidad común sin ánimo de lucro, que posee personería jurídica mediante la resolución No 4973 de Diciembre de 2004, emanada por el Ministerio de Educación Nacional.

La universidad nace con el fin de satisfacer la necesidad ciudadana de adelantar  estudios superiores en la áreas liberales del conocimiento de las ciencias jurídicas, administrativas y contables, en sus inicios, ampliando su oferta de servicios a través del tiempo a otras áreas del conocimiento como lo son las ciencias humanas arte y diseño, ciencias de la salud e ingenierías.

17
Programas de Pregrado
5
Programas acreditados
4
Maestrías
12
Especializaciones

Elías Bechara Zainúm 

Fundador de la Universidad del Sinú Elías Bechara Zainúm 

Nacido en Santa Cruz de Lorica en 1920. Cursó estudios de Química en la Universidad de Cartagena y se especializó en Bioquímica y Laboratorio en México y Texas U.S.A.

A su regreso, ejerció su profesión en Barranquilla y se vinculó como docente en la Universidad del Atlántico, alternando el tiempo entre el laboratorio y la investigación. Inventó la fórmula retardada de la Penicilina (Pensolvox), vendida para su distribución al laboratorio Own de Colombia.

Radicado en Montería, quiso contribuir con el desarrollo de la región aflorando su vocación de maestro y funda, en 1962, el Instituto Agrícola de Lorica, ITA.

En 1964 crea la primera Universidad en la región: la Universidad Nacional de Córdoba, de la cual fue fundador y dos veces Rector. Pero su capacidad de entrega y su espíritu altruista continúa y en 1965, crea en Montería el primer bachillerato nocturno departamental en la Costa Atlántica.

Apoya la apertura del INEM Lorenzo María Lleras, facilitando el terreno para su construcción. Así mismo apoya la creación del Colegio Cecilia de Lleras y la aprobación del Colegio Nacional José María Córdoba.

En 1974 crea la Corporación Educativa Superior de Córdoba, que en 1980 se convierte en la Corporación Universitaria del Sinú, primer centro de educación superior de carácter privado que hoy goza de gran tradición y prestigio regional y nacional.

A la vez, el doctor ELÍAS BECHARA ZAINUM, desempeñó cargos de orden local, regional y nacional, de importancia entre los que figuran: Concejal de los municipios de Montería, Cereté y Los Córdobas: Alcalde de Montería y Senador de la República; fue primer Presidente Regional del SENA; primer Presidente de Mejoras Públicas; Presidente de la Asociación de Instituciones de Educación Superior de la Costa Atlántica; Presidente de la Junta del Hospital San Jerónimo de Montería; primer Presidente de la Asociación de Algodoneros de Córdoba; primer Presidente del Proyecto Urrá.

Una entrevista al Dr Elías Bechara

Distinciones

Elías Bechara Zainúm, como pocos hombres, ha podido gozar en vida del reconocimiento que la sociedad cordobesa y la comunidad colombiana en general, han hecho en razón de su noble y altruista labor, contribuyendo en la construcción de una Colombia más culta y más justa.

Se destacan, entre las múltiples distinciones que ha recibido:

  • Orden José María Córdoba, Departamento de Córdoba.
  • Orden Francisco de la Torre y Miranda, Municipio de Montería.
  • Medalla al Mérito “Libardo López Gómez”, Asamblea Departamental de Córdoba.
  • Placa de la Asociación de Instituciones de Educación Superior de la Costa Atlántica, ASIESCA.
  • Placa de la Asociación Colombiana de Instituciones Universitarias Privadas, ACIUP.
  • Orden de Boyacá, Grado Comendador Presidencia de la República.
  • Medalla al Mérito Educativo, Gobernación de Córdoba.
  • Placa de Reconocimiento, Asamblea Departamental.
  • Medalla Bicentenaria Antonio de la Torre y Miranda.
  • Medalla los Zenúes, Concejo de Montería.
  • Escudo de la Policía Nacional, Policía Nacional.
  • Reconocimiento y Exaltación, Universidad de Córdoba.
  • Placa de Reconocimiento, ICETEX – Instituto Colombiano de Crédito Educativo en el Exterior.
  • Placa de Reconocimiento, ASCUN – Asociación Colombiana de Universidades.
  • Orden Académica Simón Bolívar, Universidad Simón Bolívar.
  • Placa de Reconocimiento, ASIESCA – Asociación de Instituciones de Educación Superior del Caribe.
  • Distinción TRICHECHUS MANATUS, C.V.S – Corporación de los Valles del Sinú y San Jorge.
  • Placa de Reconocimiento, Asociación de Municipios del Alto Sinú y San Jorge.

Otras instituciones que han reconocido la labor de nuestro Rector Fundador mediante placas y pergaminos, son: Instituto Colombiano para el Fomento de la Educación Superior, ICFES; Instituto Colombiano de Crédito Educativo y Estudios Técnicos en el Exterior, ICETEX; Rectoría Pontificia Universidad Javeriana; Gerencia General del Instituto Colombiano Agropecuario, I.C.A; Universidad Nacional de Córdoba; Alcaldía del municipio de Los Córdobas; Alcaldía de Santa Cruz de Lorica; Asociación de Maestros de Córdoba, ADEMACOR; Asociación de Periodistas de Córdoba, ASPECOR; Asociación de Directores de Núcleo Educativo de Córdoba, ADIMACOR; Departamento Administrativo de Seguridad, DAS; Departamento de Policía de Córdoba.

Busto al Fundador. La Universidad de Córdoba homenajeó al Doctor Elías Bechara Zainúm, develando el busto de su rector Fundador, ubicado en los jardines de esa Institución.

La obra de Elías Bechara Zainúm es motivo de orgullo para los cordobeses, y su personalidad, caracterizada siempre por su sencillez, su generosidad, su honestidad y su espíritu emprendedor, es una permanente propuesta como modelo a seguir por las nuevas generaciones.

Misión

Es deber de la Universidad del Sinú – Elías Bechara Zainúm procurar la formación integral de la persona a través de la conservación, transmisión y desarrollo de la ciencia y la cultura en busca de la verdad y  generación de conocimiento, para lograr la armonía e identidad del ser humano en él mismo, la sociedad y con su ambiente, creando una sociedad global, más libre, culta y justa.

Visión

Seremos una Universidad reconocida nacional e internacionalmente por la alta calidad de sus programas, de su cuerpo docente, de sus estudiantes y egresados, con claro sentido de pertenencia y comprometidos con el desarrollo integral de la región y del país; interactuaremos permanentemente con las comunidades académicas, científicas y sociales buscando  la generación de conocimiento pertinente y el desarrollo sostenible que permita la resolución de problemas, incidiendo en el mejoramiento de la calidad de vida de la población.

La acreditación institucional, la certificación internacional de los programas académicos acreditados, la apropiada gestión de la tecnología y el conocimiento, la puesta en marcha de maestrías y doctorados, la cualificación de tercer nivel de sus profesores,  la movilidad científica y estudiantil y la internacionalización de sus procesos, se constituirán en la plataforma estratégica para el cumplimiento de nuestra visión.

De igual forma se visualiza la identidad proyectándola al medio social mediante servicios de consultoría y orientación a la población menos favorecida.

Filosofía

Creemos en la libertad del hombre como derecho natural sin distingo de raza, color, sexo o religión.

Baste la voluntad del hombre y los méritos académicos respectivos para que tenga derecho a formar parte de nuestra comunidad académica bajo los principios éticos y morales inspirados en nuestro fundador.

Nuestra primera responsabilidad es con los estudiantes; para la formación integral de hombres líderes, con criterio, generadores de su propio futuro, de la sociedad y de su familia.

Nuestro quehacer universitario debe ser de la más alta calidad.
Sus necesidades, deberán ser atendidas pronta y correctamente, con dignidad y respeto.

El cuerpo docente y la administración, deberán ser competentes y sus actos justos y conformes a la ética.

Los estudiantes, profesores y empleados, deberán sentirse en condiciones en que puedan unirse, con un firme espíritu de equipo y ejercer con toda libertad su capacidad creadora.

Deberá existir igualdad de oportunidad, desarrollo y progreso para quienes lo merezcan.

La investigación debe ser el eje de nuestra actividad, Debemos ser pioneros; innovar, experimentar, desarrollar más y mejores programas y servicios. Estimular el progreso, el cambio, la mejora continua y conservar lo fundamental.

Somos responsables ante las comunidades en las que vivimos y trabajamos. Debemos extender nuestras acciones hacia las comunidades, favoreciendo a las clases más desprotegidas y necesitadas. Apoyar iniciativas filantrópicas, caritativas y cívicas.

Cuando operemos de acuerdo con estos principios, nuestra comunidad académica, deberá recibir un justo reconocimiento del deber cumplido, por sus fundadores y benefactores.

firma-eliasbechara

El respeto por las personas

Es el máximo baluarte del profesional y el hombre como individuo en su desenvolvimiento en la sociedad. En la Universidad del Sinú -Elías Bechara Zainúm- se debe dar el respeto por las personas, sus valores y sus creencias; respeto por los derechos y claridad en el cumplimiento y exigencias de las responsabilidades mutuas

Valores éticos

Deben ser respetados por todos y cada uno de los miembros de la Universidad del Sinú, tanto en sus relaciones internas como externas frente a los clientes, la comunidad y el Estado. Estos valores son: Honestidad, Justicia e Integridad.

Calidad

Es la mejora continua en los procesos internos y la elevación de la calidad de vida del hombre. En la Universidad del Sinú es compromiso de todos sus miembros. Su fin se centra en la formación integral de profesionales con la suficiente estructuración teórica y práctica para responder adecuadamente a las necesidades y exigencias de la región y el país para alcanzar mayores niveles de competencia.

Responsabilidad

social

Como seres sociales que somos debemos hacer manifiesto el sentido de solidaridad con los demás, participar deliberada y conscientemente en acciones que redunden en el bienestar de nuestra sociedad. Somos responsables ante nosotros mismos, ante nuestras familias y ante la sociedad.

La búsqueda del conocimiento y la verdad

Se refiere al ejercicio de la inteligencia y del saber como acciones dinamizadoras en el desarrollo sostenible de la región y de la nación colombiana. La capacidad de reconocer que dentro de sí existe un vacío de conocimientos y el deseo de suplir esta deficiencia.

Pertinencia

Hacer coherente la formación y la investigación con las condiciones, necesidades y requerimientos del medio circundante, son parte del quehacer de la Universidad. Por ello, la orientación profesional busca responder a dichas condiciones en forma proactiva, de tal manera que contribuyan con la transformación del contexto.

Investigación, innovación y creatividad

Formar personas con espíritu de investigación y creación de cosas nuevas y diferentes, capaces de enfrentar con multiplicidad de opciones los retos que se le plantean en su desempeño personal y profesional, frente a los desarrollos científicos y a los permanentes cambios de la sociedad, del conocimiento y de la información.

El desarrollo humano

Cada uno de los miembros de la comunidad debe mantener vivo el deseo de superación constante en los distintos campos de acción. La Universidad, por su parte, se convierte en una facilitadora y orientadora de tal proceso a través de la educación continua y permanente.

En la Universidad del Sinú se concibe el SER como un hombre íntegro, sabio y útil a la sociedad a través de su desempeño social.

Los Valores que se pretende promover con los programas se fundamentan en el respeto a la vida y los derechos humanos inmersos en una cultura regional con conciencia global.

El sistema de valores comprende siete dimensiones en las que se presentan los valores terminales, que hacen referencia a estados finales idealizados, y los valores instrumentales, que hacen referencia a modos idealizados de conducta (Virtudes) que permitirán brindar una formación integral al estudiante y alcanzar el logro de la Misión de la Universidad y la búsqueda del logro de los valores terminales.

Los valores que servirán como eje para el desarrollo de las capacidades, fomento de las actitudes (virtudes), y que orientarán el desarrollo de habilidades en los estudiantes de la Universidad, buscan afectar las dimensiones: Trascendental, personal, familiar y social, ética, moral y religiosa en que se desarrolla la persona.

Los valores terminales que se pretenden inculcar y desarrollar en los estudiantes tienen como finalidad generar armonía en el individuo, entre el ser y el hacer (identidad) con el saber, que a través del querer como maduración en el amor, brindar unas bases para lograr la felicidad y la sabiduría con el otro y para el otro, promover una identidad que lo hagan una persona justa, libre y consecuente con su condición, ubicación y momento histórico. (Compromiso responsable).

El modo para alcanzar estos valores terminales requiere desarrollar valores instrumentales o virtudes humanas entendidas como una actitud, disposición estable y firme, perfección habitual del entendimiento y de la voluntad que regulan nuestros actos, ordenan nuestras pasiones y guían nuestra conducta según la razón y la fe. Proporcionan felicidad, dominio y gozo para llevar una vida moralmente buena. El individuo virtuoso es aquel que practica libremente el bien y actúa en consecuencia.

Los valores que se pretende desarrollar y madurar en los estudiantes, docentes y demás personas de la Universidad comprenden la solidaridad por medio del reconocimiento personal, del reconocimiento de los demás y de la diversidad, que dan como frutos la paz, la satisfacción y desarrolla las capacidades de entrega y participación, fundamento de la vida en sociedad, base del desarrollo de la dignidad humana y del ejercicio de las profesiones.

La sabiduría se fundamenta en el respeto de las leyes naturales, el cultivo del entendimiento y de la imaginación, el desarrollo de la ciencia, el consejo, la prudencia (regla recta de la acción) y la fortaleza (firmeza y constancia en el actuar), para actuar en consecuencia.

Esta capacidad terminal se complementa con la justicia que consiste en la constante y firme voluntad de dar a cada uno lo que le es debido. Para su desarrollo se requiere cultivar la fortaleza (asegura la firmeza y la constancia), la prudencia (regla recta de la acción que dispone a la razón práctica a discernir en toda circunstancia lo mejor y elegir los medios rectos para realizarlo El hombre cauto medita sus pasos), y la templanza como actitud que modera la atracción de los instintos y procura el equilibrio; facilita el dominio de la voluntad sobre estos y mantiene los deseos en el límite de la honestidad con moderación, sobriedad y piedad.

La libertad como capacidad y facultad natural permitirá al estudiante actuar en consecuencia con su parecer, por lo que es responsable de sus actos. El desarrollo de una conciencia moral (Entendida como un juicio de la razón por el que la persona humana reconoce la cualidad moral de un acto concreto que piensa hacer, está haciendo o ha hecho. La conciencia es una ley de nuestro espíritu, pero que va más allá de él, nos da órdenes, significa responsabilidad y deber, temor y esperanza), es la esencia de la autonomía.

La libertad actuada en consecuencia y de manera justa le confiere al individuo fe, dignidad, identidad y le permitirá dar sentido y comprometerse con la vida, con los individuos, con la comunidad, con la sociedad y con la cultura.

Las habilidades derivadas de estos valores instrumentales constituyen los pasos mentales para el desarrollo de las virtudes y con estas de las capacidades o valores.

Como su nombre lo indica, valor implica valoración y éste cambio, luego, los valores pueden cambiar, de allí el intento por la búsqueda y construcción de valores universales y absolutos que pretendemos abarcar en los lineamientos curriculares de la Universidad a través de la docencia, investigación y servicio de proyección social, funciones básicas de la universidad contemporánea que esté inmersa dentro de los valores humanos explícitos en la Misión de la Universidad dentro de un proyecto de Nación y Cultura, que pensamos, requiere el país para que sea viable.

logo

Logo

Está conformado por la sigla de la Institución, acompañado de una espiga que simboliza el poder, la esperanza y la fe en el hombre que formamos. El poder porque al germinar la espiga su semilla se va esparciendo por doquier; la esperanza porque la espiga germina a pesar de las tempestades y las sequías dando paso a otras espigas. La razón de ser de nuestro símbolo, la hemos interpretado como el anhelo de la universidad de que el sueño de cada estudiante que ingresa a ella se convierta, con fundamento en el espíritu emprendedor, en una auténtica semilla que desdeña el vivir estérilmente la vida y anhela con entusiasmo, constancia e inteligencia llegar a germinar en su realización como ser espiritual, como hombre íntegro, como profesional excelente; para que brille siempre la luz orientadora de los principios y valores de la filosofía de nuestro fundador Elías Bechara Zainúm.
bandera

Bandera

El rojo simboliza la fuerza y la pujanza que nos debe caracterizar. El blanco, la paz y tranquilidad. La fuerza y la pujanza, la paz y el sosiego, ondean en el asta, dinamizadas por la brisa que recorre libremente el valle del vertiginoso caudal del Rio Sinú que da nombre, contenido y representativa a nuestra Institución.
babilla

La Babilla

Todos los miembros de la comunidad deben adaptarse, como lo ha hecho nuestra mascota, a los diferentes cambios que impone la sociedad. La babilla es un animal capaz de adaptarse a las distintas situaciones por difíciles que parezcan, superando con facilidad los cambios climáticos, sequías, fuertes inviernos, motivo por el cual ha podido sobrevivir por milenios.
himno

Himno

CORO

Del Sinú en el alto cielo brilla con radiante luz un refulgente lucero que se llama UniSinú.

Obra es de un hombre inquieto, siempre lleno de ilusión quien venciendo todo reto su gran sueño realizó.

De tu espiga las semillas, por doquier han germinado, mira, qué gran maravilla! ricos frutos nos han dado. de tus aulas cual crisoles, de oro puro emanan ya, egresados, que cual soles, en tu cielo brillarán.

II
Alumnos y profesores en una gran hermandad, rindamos muchos honores a nuestra universidad. Alma Mater, Alma Mater tú nos brindas mucho amor tú nos formas el carácter y haces hombres de valor.

III
Compañeros, el futuro, en nuestras manos está con empeño en el estudio lo podemos alcanzar El Sinú que está orgulloso de esta su Universidad pide al Todopoderoso te dé gran prosperidad

IV
Futuras generaciones, contigo siempre estarán porque en sus corazones Te habrás sabido arraigar; y el eco de tu nombre que con fuerza y emoción ha llegado hasta la cumbre se oirá en toda la nación.

Letra y Música: Tiburcio Romero.
Creación: 20 de Octubre de 1995

escudo

El escudo

El Escudo está conformado por el logotipo institucional, la bandera, el lema institucional y el año de fundación, está elaborado en crisocal, fijación pin y broche, esmaltados, baño dorado, lacados y es portado por los miembros de la comunidad unisinuana. El Escudo institucional es entregado en las ceremonias de grado, egresados, distinciones y como reconocimiento a los años de servicios en la Institución con una piedra preciosa, así: por 5 años, escudo de rubí; 10 años, zafiro; 15 años, esmeralda y 20 años, diamante.
llama

Lema

“QUE ESTA LLAMA NO SE EXTINGA”: luz, fortaleza. Que esta llama, que es la luz, conocimiento, vida y alegría, fundamento de nuestros valores, de nuestra grandeza y fortalezas, permanezca encendida y sea el motor para ser gestores que transformen el país y el mundo.